sábado, 21 de octubre de 2017

Mi Veldá V

Ya casi acabamos tengan paciencia jajajaja 

Cuando pasó todo el altercado con Anita... la situación se calmó por un momento, pero después empezaron problemas más raros.

La niña tiene un perro que se llama chato... de hecho tiene dos uno de unas orejotas que se metía a cada rato a la escuela y enfadaba a los niños, no era bravo, pero ese era el problema... que los niños no podían comer porque les arrebataba la comida de las manos, los niños corrían y el perro les mordía la ropa creyendo que jugaban con el. Un día un niño de mi salón tenía la mochila abierta y el perro se metió al salón y le sacó los tacos de la mochila... se los llevó que ni chance de reaccionar nos dio. 



Constantemente le decíamos a la niña que cuidaran ese perro, se les dijo a los dueños pero el perro seguía molestando en la escuela. 

Hasta que dejó de ir... pero ahora seguía con el otro chato, muy feo... y que para variar olía horrible... este perro se metía al salón y era muy terco, igual de enfadoso que el otro... una vez yo salí a sacar copias y Chona abrió la puerta cuando específicamente les había dicho a los niños que no abrieran para que no se metiera el perro.

Entonces llegó al salón con niños gritando, otros arriba de las mesas y la Chona aplaudiendo y gritando: Ehhh que bueno que se metió el chato~ 

No sé pero sentí taaaaanto coraje!!!! y tristeza... esa niña ya no tenía remedio... era mala, yo creía que no había niños malos... pero con ella me equivoqué. 


A partir de ahí, la niña se portaba mal, no hacía tareas... y llegaba tarde. 

Yo nunca he sido muy puntual, osea no llego muy temprano, pero tampoco llego tan tarde a eventos importantes. Por las distancias, siempre llego a las 8, 5 para las ocho, las ocho y 3, ocho y 7... y no es todos los días... y eso ocurre cuando se atraviesan los trailers leeeeeeeentos como la vida. 

Pues esos días chona empezó a llegar, 8:10, 8:15 --- y aparte tenía un alumno que llegaba incluso a las 9:30.... Entonces yo decidí decirle a la directora que si algun alumno llegaba a esa hora yo ya no los iba a recibir... la directora me apoyó. 

Y yo les mandé recado, que si llegaban despues de las 8:15 ya no los recibiría. 

En una semana chona llegó un día 8:10, otro a las 8:15, y otro a las 8:25, ese día la llevaba una muchacha que la cuidaba. Y le dije que no la podía recibir, entonces ella me dijo, es que tuvimos un problema, y le dije... es que ya son las 8:25 y acordamos que despues de las 8:15 ya no. Y pues se fue.

A los 15 minutos, llegó la mamá de chona, con todo y chona.... me sacó de mi clase, y me dijo que porqué la había regresado, que ella muchas veces me había dado el pase, que yo tambien llegada tarde y que ella era abogada, y que la educación no se le negaba a nadie, y que su hija debía entrar... todo esto me lo dijo frente a su hija. 

A lo cuál yo respondí: que si yo llegaba tarde llegaba 5 minutos tarde, jamás media hora como su hija, y que era parte del reglamento y que si no llegaba antes de las 8:15 yo no la iba a recibir.

Entonces, me dijo que ella podía hacer una llamada al sistema educativo y asegurarse que su hija entrara a clases. 

A lo que yo para evitarme esa bilis que ya me llegaba a la boca, le dije a la chona que se fuera para adentro del salón, y le dije a la señora: que por esta vez le iba a permitir pero que la próxima no entraría a mi clase, que entraría a la escuela o a otro salón, pero que a mi clase no se entraba a las 8:25. Y que no sólo lo hacía por ella, que era por más alumnos como ella que también llegaban tarde y que yo debía cumplir el reglamento con todos. 

Al final la señora me dice: también le digo que he visto como se dirije a los niños con palabras altisonantes y groseras, y que no le hable así a mi hija, porque soy abogada y con una llamada puedo hacer que le quiten su trabajo. Muchas gracias. 

Y se fue.... se fue!!! con esa amenaza la mugre vieja hija de veintemil padres!!! 


Pues yo seguí con mi clase, obviamente  ya no igual y a los 5 minutos la veo pasar con la directora (osea que aparte fue de chismosa con mi dire) 

Ese día la pasé horrible, le dije a mi dire. 

No justifico lo que dijo pero aquí va mi derecho de réplica.  porque sé perfectamente de qué día habla, porque lo tengo registrado en mi diario de clase. 
Esa señora, habla de una vez, que "regañaba" a un niño, antes de salir a recreo, la señora acostumbra a llevarle el lonche a su criatura, minutos antes de las 10, siempre interrumpía la clase, le hablaba de la puerta, nada de saludar ni pedir permiso, será muy pinche abogada, pero de educación tiene lo que yo de modelo!! 

Pues ese día Rorito no había hecho nada en 2 horas, porque yo no le quise ayudar, es un niño que es muy flojo, que en su casa no le ponen atención, que no quería leer, ni sumar, ni restar, solo quería copiar, entonces yo le llamé la atención porque hizo berrinche y rompió su cuaderno. Yo jamás le dije palabras altisonantes ni groseras, levanté la voz??? si... porque perdí paciencia, soy humana y a veces me estreso porque no salen las cosas como espero??? pues ... si...  pero de igual manera, no es su hijo para reclamarme, en todo caso, que defensora de los niños que tanto dice que son piojosos, mantenidos y demás ... no?  Ahora me doy cuenta que solo usa lo que le conviene. 


Creo que hice un post... atrás cuando me sucedió... no recuerdo muy bien...

Ya llegados a esto, no me asustaba lo que decía que llamaría al sistema, y que me correrían y así... yo sabía eso, pero me daba mucha pena haber tenido este problema con una madre, con mi directora... Imagínense dar el todo, tener tics nerviosos, llegar exhausta a tu casa de hacer las cosas que creías apropiadas para no fallar en el trabajo, y que alguien llegue y te diga con una mano en la cintura que lo estás haciendo de lo peor... mi orgullo se iba desvaneciendo poco a poco. 


Yo soy de esas personas que cuando tengo un problema con alguien, prefiero cortar relación total para que no surjan problemas de nuevo... lamentable con ella no lo podía hacer y eso me incomodaba. 

Las cosas estaban tan tensas que un día como tantos su perro se metió al salón y harta de todo,  le llamé, creo que la desperté porque me contestó toda modorra: y le dije que su perro estaba aquí, y que olía mal y que molestaba a los niños que si podía venir por él... se quedó callada un momento y dijo: ahorita mando a un trabajador por él. Y se lo llevaron, desde entonces cada que el chato se salía yo llamaba, porque así como incomodaba su perro, pues yo también iba a incomodar con mis llamadas. 


Yo ya estaba a nada de tronar como palomita. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario